Qué es el “resplandor sexual” y por qué garantiza mejores relaciones de pareja

sexo y salud

 y -por ende- una relación más prolongada.

Se trata de un estado general que se irradia luego de tener relaciones sexuales y que provoca no solo un subidón de energía sino que, a largo plazo, garantiza un mayor vínculo afectivo con la pareja

RESPLANDOR SEXUAL

En primera instancia, el resplandor sexual dura unas 48 horas, mucho más de lo que se estimaba previo a los estudios científicos. 

RESPLANDOR SEXUAL

 Sin embargo, el estudio encabezado por la médica y psicóloga Andrea Meltzer, determinó que el resplandor sexual (afterglow en inglés) hace que aumente el afecto hacia la pareja 

pero también genera un estado de suprema felicidad que lo impregna todo, aumentado la empatía con el resto del mundo, incluso con los jefes y los compañeros de trabajo.

Para demostrarlo, los investigadores pidieron a 200 parejas de recién casados que anotaran cada noche, antes de irse a la cama y durante 14 días, si habían tenido relaciones o no y que valorasen su grado de satisfacción y felicidad en relación a su vida sexual, su pareja y su relación en términos generales.

Los autores del estudio advirtieron que los encuestados dieron un resultado por debajo de la media en cuanto a cantidad de relaciones durante el periodo que duró el estudio. 

Crédito Journal of Psychological Science

RESPLANDOR SEXUAL

No obstante, los resultados confirmaron lo esperado –las valoraciones eran más positivas las noches en que sí habían tenido relaciones- pero también aportaron una sorpresa

 Su felicidad se alargaba hasta 2 días después. Algo que, obviamente, también repercutía en la visión de su relación a largo plazo.

RESPLANDOR SEXUAL

Como consecuencia, el estudio determinó que las parejas que tienen relaciones sexuales satisfactorias, tienen mayores probabilidades de durar más tiempo.

Otro dato curioso que arroja el estudio es que esta asociación no cambió según el sexo o la edad de los participantes y se mantuvo incluso después de que se tuvieron en cuenta la frecuencia sexual, los rasgos de personalidad, la duración de la relación y otros factores.

AUTOR: Carina Bruzzone

Más contenido sobre Sexo y Salud

entrar